Escenarios originales para un reportaje fotográfico de boda

Elegir el escenario adecuado donde realizar un reportaje fotográfico de boda es clave para que las instantáneas reflejen la personalidad de la pareja. Dedicarle tiempo a pensar e indagar sobre qué lugar es el que mejor os representa merece la pena, ya que no todos los sitios ofrecen la misma cantidad de posibilidades ni de detalles con los que pueda jugar el fotógrafo. Así pues, echadle imaginación, bucead por internet e identificad ese enclave mágico que hará de vuestro reportaje algo único y original.

Pero antes de poneros con el brainstorming, os aconsejamos que tengáis en cuenta una serie de consideraciones. Por ejemplo, ¿qué tipo de vestido va a llevar la novia? ¿Y el novio? ¿Desenfadados o muy elegantes? ¿Con qué tonos combinarían mejor los colores de ambos trajes? ¿Tenéis pensado que vuestro álbum sea en blanco y negro? ¿Queréis que predominen las fotografías dinámicas —como los robados— o preferís un estilo más tradicional? ¿Habéis pensado en pedirle consejo a vuestro fotógrafo? A continuación os proponemos algunos lugares que, a nuestro entender, no solo son originales sino que probablemente incentiven vuestra creatividad… Y, antes de tomar una decisión u otra, ¡recordad que las fotografías del reportaje van a acompañaros durante el resto de vuestras vidas!

Enclave marítimo

Con ‘enclave marítimo’ nos referimos a todo aquel lugar que esté influenciado por el mar. Puede tratarse de un puerto, de un pueblo costero o, por supuesto, de una playa (mezclar todas estas posibilidades es una magnífica opción si la temática encaja con vuestros gustos). Un enclave marítimo mezcla el exotismo inherente al mismo con ese halo de misterio con el que son dotadas las fotografías gracias al influjo de la luminosidad y la inmensa gama de azules predominantes en estos lugares. Además, en estas localizaciones la naturaleza suele escurrirse de manera inevitable en la mayoría de instantáneas y cobrar gran protagonismo, algo que dotará a vuestro reportaje de una sensación de unicidad y romanticismo enorme.

Paisaje urbano

¿Y por qué no revisitar aquellos lugares de vuestra ciudad por los que habéis pasado una y mil veces para que os retraten en ellos bajo una nueva perspectiva? El bar donde os reunís con los amigos, vuestro restaurante favorito, el banco donde os besasteis por vez primera, esa plaza por la que pasáis a diario al ir y al salir del trabajo, vuestro museo predilecto, esa librería a la que os gusta acudir de manera regular, el mercado al que vais cada domingo, etc. Recordad que, por más comunes y aburridos que os parezcan estos sitios, el filtro de una cámara fotográfica los transformará de manera ineludible e insospechada y os ofrecerá una óptica nueva y original. Además, una ciudad ofrece infinitas posibilidades de jugar con la simetría proporcionada por las líneas de los edificios, las aceras, las calzadas, etc.

Vuestra propia historia (contada en secuencias temporales)

Aunque esta propuesta no se refiere a un enclave determinado, la idea hará que cientos de posibles lugares e imágenes acudan a vuestra cabeza de inmediato. Nos referimos, sencillamente, a la posibilidad de realizar un reportaje que cuente, de forma lineal, una historia: la vuestra. Esta puede tener muchas variantes: por ejemplo, podéis reconstruir a través de instantáneas la historia de cómo os conocisteis; o cómo sería un día ideal en la vida de ambos; o… Las opciones son prácticamente infinitas. Sin duda, es una idea ambiciosa y que llevará bastante más trabajo que las anteriores (y que casi cualquiera que se nos ocurra): deberéis seleccionar los momentos exactos que mejor combinen entre sí y que conformen el argumento de vuestra historia, así como montar cada uno de los escenarios donde se hayan producido las situaciones elegidas. Además, y dado que cada fotografía (o grupo de ellas) debe ser tomada en un escenario distinto (con su iluminación particular correspondiente, los traslados, etc.), el coste del reportaje será más elevado que el de una sesión tradicional. Pero, desde nuestro punto de vista, pagar un poco más y devanarse los sesos pensando en qué historia contar y con qué imágenes hacerlo (para esto último podéis pedir consejo a vuestro fotógrafo) merece de sobra la pena: la satisfacción que sentiréis al ver el trabajo terminado (y en el que habréis jugado un papel muy activo) será de un valor incalculable.

Una boda boho chic: todo lo que necesitas saber

El estilo boho chic es una de las tendencias más en boga de los últimos años. Si bien tiene que ver sobre todo con una característica manera de vestir, esta va muy ligada a una filosofía de vida que es preciso tener en cuenta para comprender el concepto de manera correcta. El término ‘boho chic’ nace, como puede advertirse sin mucha dificultad, de la mezcla entre lo bohemio (hippie, alejado de la convención) y lo chic (elegante, distinguido, a la moda). Es decir, que hablamos de un estilo desenfadado pero que, a la vez, dota a sus acólitos de una distinción acentuada.

Como la mayoría de tendencias en moda, el boho chic también irrumpió hace tiempo en el universo nupcial, que adaptó los rasgos de este estilo a todas y cada una de las facetas de una boda. Y, obviamente, ello se refleja en el campo de trabajo en el que nosotros somos expertos: la fotografía de boda. Desde los vestidos de los novios hasta los lugares donde se realizan la ceremonia y el banquete, pasando por la decoración o los vehículos utilizados para transportar a la pareja, los detalles de una boda boho chic conforman un todo armónico que, por qué no decirlo, queda especialmente bonito tras pasar por el filtro de una cámara (siempre que esta esté en manos de un profesional experto, claro). Veamos a continuación algunas de las principales características que no pueden faltar en toda boda boho chic que se precie:

Indumentaria casual   

La indumentaria de los novios (y la de los invitados) en una boda bohemia-pero-moderna quizá sea el aspecto más fácil de adivinar para todo aquel que no esté familiarizado con este peculiar estilo. Tanto la novia como el novio portarán ropas que se caractericen por ser cómodas y desenfadadas, y que reflejarán la personalidad exclusiva de cada uno de lo cónyuges. En particular, el vestido de la novia (que suele cobrar más protagonismo y generar más quebraderos de cabeza que el del novio) suele ser vaporoso, de tonos claros (blanco y beige suelen ser combinados con marrones y ocres) y con encajes y/o detalles colgantes (flecos, hilos, mangas anchas, etc.). Asimismo, el peinado de una novia boho chic suele huir de la laca y la pomposidad para dejar paso a estructuras mucho más sencillas, pero no menos cuidadas, como pueden ser las trenzas, las colas de caballo o incluso cabellos sueltos e intencionadamente despeinados. Eso sí, sea cual sea la opción por la que se decante la novia, en su cabeza no puede faltar algún detalle floral (ya sea una corona de flores secas, ya una única flor que añada un toque de color al conjunto).

Un entorno natural

En una boda boho chic, el enclave elegido para la celebración del enlace y el posterior banquete cobra especial relevancia (quizá más que en la mayoría de ceremonias nupciales), convirtiéndose así en un protagonista más (con permiso de los novios) de la jornada festiva. Y, sin lugar a dudas, los lugares predilectos de este estilo son aquellos donde la naturaleza se abre paso aquí y allá. De este modo, bosques, playas, granjas, masías, graneros, etc., son espacios ideales para toda auténtica ceremonia boho chic. Así, el verde y los tonos armónicos proporcionados por la naturaleza son los predominantes, algo que el fotógrafo encargado de realizar el reportaje suele agradecer sobremanera, debido a la luminosidad natural y a la vivacidad de los colores. En definitiva, en una boda boho chic suele huirse de los lugares cerrados (como salones o restaurantes) para optar por espacios abiertos, en los que circule el aire y haya libertad de movimiento.

Textura atemporal

Asimismo, los reportajes fotográficos de una boda boho chic suelen caracterizarse por tener un halo de atemporalidad bastante enfatizado. Para ello, se utilizan filtros específicos que atenúan el contraste, dotando a las fotografías de una mayor vaporosidad y suavidad. A ello contribuye también el entorno natural descrito en el párrafo anterior, ya que tanto los colores como la luz propios de la naturaleza son especialmente propensos a inducir esa sensación de ensoñación a la que nos referimos, sin duda uno de los rasgos más distintivos de esta clase de ceremonias.

Cómo escoger al fotógrafo para mi boda

Dada la enorme oferta de fotógrafos de boda que existe a día de hoy en el mercado, tener presente una serie de factores nos ayudará a escoger a aquel que más se ajuste a nuestras necesidades y deseos. A continuación detallamos algunos de los consejos fundamentales para que nuestra búsqueda y elección del fotógrafo de boda ideal sean un éxito.

Encuentro en persona

En primer lugar, os aconsejamos que conozcáis de manera presencial al que será vuestro fotógrafo. Si la empresa a la que acudimos nos niega esta posibilidad, aludiendo que, por ejemplo, el fotógrafo que se encargará de nuestra boda está muy ocupado trabajando, mejor será que la descartemos como opción, ya que ello denota una falta de implicación considerable. Además, conocer a nuestro fotógrafo es esencial dado que la impresión que nos provoque será crucial a la hora de tomar la decisión final: debe haber feeling desde la primera reunión.

Servicios incluidos

Uno de los detalles esenciales que debemos tener claros desde el comienzo es qué servicios están incluidos en el presupuesto que nos presente el fotógrafo. Debemos saber si el fotógrafo estará presente antes de la boda, durante la misma y en qué momento se marchará, así como qué tipo de acciones llevará a cabo durante cada etapa. Dicho de otro modo, es imprescindible que conozcamos la planificación del fotógrafo al milímetro —a ser posible con las horas detalladas—. Una vez clarificados y pactados los servicios, estos deberían ser fijados por escrito en el contrato firmado por ambas partes.

Cantidad y tratamiento de las fotografías

A nadie pasa por alto que este dato es crucial: cuántas fotografías incluye el pack que nos ofrece el fotógrafo. Sin embargo, hay otro detalle, igual o más importante, que tiende a dejarse en segundo plano: qué cantidad de fotografías nos entregará nuestro fotógrafo editadas y cuántas sin editar. Asimismo, deberemos consultar con el profesional las características del álbum que nos entregará, de cara a que no haya sorpresas una vez haya finalizado su trabajo. Todos estos detalles también deberían quedar reflejados en el contrato.

Visualizar el catálogo completo

Es más que aconsejable que no nos conformemos con ver la selección de fotografías que el profesional tiene preparadas de antemano para mostrar a sus clientes. Sin duda, esa muestra incluirá sus mejores trabajos, pero ya que todo buen fotógrafo ha de saber desenvolverse en multitud de circunstancias y contextos, lo ideal sería que le solicitásemos ver al menos un reportaje de boda completo —que incluya fotos interiores y exteriores, en color y en blanco y negro, posados, etc.

Barajar distintas opciones

Nuestra última recomendación es que no os quedéis con el primer fotógrafo con el que tratéis, por buena que sea la impresión que os haya causado, no al menos sin antes contrastar sus servicios con los que ofrecen otros profesionales. Esta experiencia os proporcionará una perspectiva más amplia sobre las posibilidades que tenéis a vuestro alcance —que son muchas y muy variadas—, para poder escoger así al fotógrafo de boda que más se ajuste a las características de vuestra ceremonia.

Marga Martí

“La tríada perfecta”

Marga Martí

Luz, composición y momento Trataremos la diferencia entre una fotografía que te deja sin palabras o una fotografía que no transmite.
¿Es una fórmula por que suma por igual o alguno de esos componentes tiene más peso dentro de la foto?
Hablaremos de la importancia de detectar cuál es nuestro punto fuerte dentro de esta fórmula y qué recursos disponemos a nuestro alcance para potenciarlo.

Tamara Hevia

“Empatizar con los clientes”

Tamara Hevia

“Nosotros y nuestros valores humanos y vitales como parte fundamental de nuestra imagen de marca. Llegar a nuestros clientes y conseguir que nos contraten. Como mantener y transmitir nuestra pasión, nuestra motivación, nuestra ansia constante de aprendizaje y algo aun mas importante no olvidarse de desaprender cada día como base para evolucionar. Como derribar desde el minuto 1 ese muro que nos separa a las personas, aprender a analizar el lenguaje no verbal, interpretarlo y llegar a empatizar con los clientes; poner en alza la parte humana para conseguir q nos compren sin necesidad de vendernos.

Llevar a los clientes a un estado emocional donde la parte económica deje de ser importante.”

 

Pedro Alvarez

“Convivir con las emociones”

Pedro Alvarez

Las emociones son parte de nuestro día a día, saber identificarlas y gestionarlas, se antoja como algo primordial para nuestro trabajo como fotógrafos. Pero como seres emocionales, nuestra vida personal influye en gran medida en nuestra forma de captar el mundo. Sobrellevarlas, y encauzarlas a nuestro favor se convierte en una tarea importante a la hora de empatizar con las parejas que nos contratan, no siendo esta una opción, sino un deber que tenemos como profesionales.